Argentina cayó ante Italia en la Copa Davis: se juega todo ante Croacia

En Bologna, el local venció al conjunto argentino por 2-1: primero, Báez perdió ante Berrettini. Luego, Cerúndolo no pudo ante Sinner. En el dobles, Zeballos-González descontaron para el equipo de Coria.

Tras el mal arranque del martes ante Suecia, Argentina sumó otra derrota en la Copa Davis ante Italia en Bologna, en su segunda serie del Grupo A de las Finales 2022. Fue 2-1 para los locales, por las victorias de Matteo Berrettini ante Sebastián Báez y Jannik Sinner a Francisco Cerúndolo. Descontaron Horacio Zeballos y Máximo González en el dobles. Guillermo Coria, capitán del equipo argentino, sorprendió al dejar afuera de la serie a Diego Schwartzman, mejor raqueta nacional.
En el primer partido, Sebastián Báez (37°) perdió 6-2 y 6-3 ante Matteo Berrettini (15°). El segundo punto Francisco Cerúndolo (27°) no pudo con Jannik Sinner y cayó 7-5, 1-6 y 6-3 para el local (11°). Ya en el dobles, Horacio Zeballos y Máximo González vencieron a Fabio Fognini y Simone Bolelli por 7-5, 2-6 y 6-3 para el 2-1 final en la serie.

Argentina ahora enfrentará mañana a Croacia desde las 10 con la obligación de ganarle ya sea 2-1 o 3-0 en la serie y luego deberá esperar la victoria de Italia ante Suecia el próximo domingo para tener una chance de llegar a las finales de Málaga, España, del 22 al 27 de noviembre.
Italia, por su parte, tiene un pie en las finales, pero con la derrota del dobles deberá vencer a Suecia para asegurarse el primer lugar del Grupo A en Bologna.
 

CÓMO FUE EL PARTIDO ENTRE SEBA BÁEZ Y BERRETTINI
En cuanto al partido de Báez, se planteó como un duelo de estilos disímiles, entre el italiano que juega con saque y derecha, y el argentino que tiene como punto fuerte la devolución de servicio. El argentino comenzó con dudas y el italiano muy cómodo en su juego, así se adelantó rápido 3/0 con un quiebre en el segundo punto.
El tano estiró su ventaja a 4-1 con un servicio muy sólido y buenas derechas, no extrañó entonces que en apenas media hora se llevara el set inicial por 6-2 y con un dominio total de la situación. Ese quiebre rápido condicionó al argentino que no se sintió cómodo jamás en la cancha, quizá porque tuvo que devolver demasiado atrás, eso lo mantuvo siempre a la defensiva.
En el segundo set Báez elevó su nivel aunque no lo suficiente como para incomodar a Berrettini, quien siguió castigando con la potencia de su derecha y se adelantó 4-2 con otro quiebre de servicio para mantener el control del partido hasta el 6-3 que decoró el resultado final.