97.5 Mhz | Santa Rosa, Corrientes

"Nos quieren quitar planes porque estamos en la otra vereda"

PROPUESTA DEL GOBIERNO NACIONAL
El Gobierno nacional dispuso quitar 180.000 planes sociales a los piqueteros y se los traspasaría a los intendentes y los gobernadores. Eva Romero, dirigente de Barrios de Pie en Corrientes opinó sobre la decisión del ministro de Desarrollo Social Juan Zabaleta.  

El Gobierno decidió quitarle el control de 180.000 planes sociales a las organizaciones sociales y traspasarlos a la órbita de las provincias y los municipios. Se trata de programas incluidos dentro del Potenciar Trabajo, una de las partidas centrales del Ministerio de Desarrollo Social que conduce Juan Zabaleta, el equivalente a un 15% del total de 1,2 millones de beneficiarios.
Se da pocos días después de que se conociera que el Polo Obrero le cobra un 2% del ingreso que percibe cada uno de los beneficiarios que reporta a esa organización. Teniendo en cuenta que son $ 19.450 por mes, serían unos $ 390 que se le sacan a las 60.000 personas que cobran a través de la organización piquetera. El cálculo mensual da $ 23,4 millones que dejan de cobrar los beneficiarios y le ingresan al PO.
Dentro del enorme universo de planes, el Polo Obrero es uno de los que más recibe, al igual que Barrios de Pie, que cuenta con otros 60.000 beneficios. Ante estas versiones, Romero comentó a Sudamericana que ellos no cobran a los beneficiarios, sino que hacen “rifas o venta de empanadas y pastelitos para financiar los gastos”.
Los dos vienen marchando de manera sistemática contra el Gobierno y estuvieron presentes en la álgida reunión de la tarde-noche del miércoles en Desarrollo Social, que terminó con cuarto intermedio pero que previamente tuvo discusiones que llegaron a los gritos cruzados entre organizaciones y funcionarios ejecutivos, liderados por el ministro Zabaleta y el secretario Gustavo Aguilera. Cuando se habló de las auditorías, desde las organizaciones cuestionaron que "vienen a empiojar la reunión y el reclamo". Romero expuso que “nos quieren quitar los planes porque estamos en la vereda de en frente”.

 

Romero reconoció que “es una situación crítica porque la canasta se ha disparado hace tiempo” y agregó que “los dichos de Cristina Kirchner nos golpearon, a las mujeres sobre todo, que estamos trabajando y tratando de contener en los barrios”. “Que digan que las mujeres somos víctimas de las organizaciones sociales es un poco fuerte”, reclamó.
“Quitar 180 mil planes sin garantizar otra fuente de ingresos puede llevar a un estallido social”, aseguró Romero. Reclamó que si se van a tomar estas medidas con Barrios de Pie y el Polo Obrero, que se haga extensiva la decisión a los grupos oficialistas. Recordó que en el caso de la organización que integra, tienen bajo su órbita a 1.500 beneficiarios en 18 localidades de Corrientes, quienes cada uno percibe (hasta junio) 19400 pesos.
Recordó que “la inflación no le deja nada” y que lo que perciben “les alcanza para una semana de comida para una familia tipo y acá en Corrientes son numerosas”. Agregó que “no viven de la ayuda social en sí, sino que hacen changas que también son mal pagadas”. Además, deben cumplir una prestación de servicios en instituciones. “Nosotros promovemos el trabajo, tratar de que todos los que perciben un beneficio tengan un trabajo formal”, cerró.