97.5 Mhz | Santa Rosa, Corrientes

Una jueza fue sumariada por tomar mate y besarse con un preso al que condenó a perpetua.

CHUBUT
El encuentro entre ambos sucedió en la sala de visitas de la cárcel y quedaron filmados. El recluso estaba acusado de asesinar a un policía.

Mariel Suarez, una jueza penal de Comodoro Rivadavia, fue vista a los besos con Cristian "Mai" Bustos, un recluso que debe cumplir prisión perpetua. El hecho ocurrió en el Instituto Penitenciario Provincial (IPP) de Trelew y las cámaras captaron lo sucedido.
El Superior Tribunal de Justicia de Chubut ordenó iniciar actuaciones administrativas porque la magistrada habría incurrido en "conductas inadecuadas" con el preso condenado recientemente.
Bustos fue condenado el 22 de diciembre pasado a cadena perpetua por el asesinato del policía "Tito" Roberts en Corcovado, en un hecho que ocurrió en 2009.
Suárez fue parte del Tribunal que determinó la pena para Bustos hace menos de dos semanas en un juicio realizado en Esquel.
El dato trascendental es que la jueza penal votó en disidencia la condena a perpetua y solicitó una pena menor por el crimen.
 El sorprendente hecho ocurrió el pasado 29 de diciembre dentro del IPP ubicado entre Trelew y Puerto Madryn. Más específicamente, se dio en un aula de esa cárcel en horas de la tarde.
El comunicado oficial del Superior Tribunal de Justicia sobre el hecho
El comunicado oficial del Tribunal dicta: "a raíz de una comunicación formal dirigida a los Ministros en feria se tomó conocimiento de un encuentro requerido por una jueza penal de la circunscripción de Comodoro Rivadavia y un recluso alojado en dicho centro penitenciario, considerado de alta peligrosidad y recientemente condenado en el marco de un juicio oral y público sustanciado en la ciudad de Esquel".
El parte del Poder Judicial concluye: "de los datos comunicados desde el IPP surgen que la jueza habría incurrido en conductas inadecuadas para un magistrado. Las actuaciones se dirigen a dilucidar las circunstancias de dicha reunión entre una magistrada y un condenado, el tenor del encuentro, su extensión en el tiempo y las características del mismo, que puedan implicar violaciones a la Ley de Ética Pública y/o al Reglamento Interno General del Poder Judicial".






(Jc)