97.5 Mhz | Santa Rosa, Corrientes

Peste Porcina Africana: Argentina refuerza controles ante casos en el caribe americano.

La médica veterinaria Gabriela Chileski, docente de la Facultad de Ciencias Veterinarias de la UNNE se refirió de manera puntual al riesgo que traería tener el virus en el país, estrategias de control implementadas por el país y si la PPA afecta a la salud humana.
 

El Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (SENASA) declaró hace un par de días la alerta sanitaria en toda la Argentina ante la potencial propagación de la Peste Porcina Africana (PPA).

De acuerdo a la resolución 564/2021 de la entidad sanitaria la decisión se tomó por la “presencia de cerdos domésticos con focos de infección de este virus en las Repúblicas Dominicana y de Haití” y el peligro de propagación por el continente americano.

Los alcances de esta resolución comprenden la no autorización del ingreso de mercancías porcinas en las que pueda transportarse el virus de la PPA; como así también aquellos productos que no fueron sometidos a tratamientos para inactivar el virus durante su elaboración. Dentro de esta última categoría se incluyen a los embutidos y carnes porcina fresca en los que el virus puede permanecer (sin el tratamiento adecuado) activo durante meses.

Para conocer más detalles sobre el Virus de la PPA, el Departamento de Comunicación Institucional del Rectorado de la UNNE tomó contacto con la Médica Veterinaria Gabriela Chileski, Especialista en Producción y Sanidad Porcina, Magíster en Salud y Producción Porcina y Docente del Hospital Escuela Veterinario de Grandes Animales de la Facultad de Ciencias Veterinarias de la Universidad Nacional del Nordeste (UNNE).

Chileski se refirió de manera puntual al riesgo que traería tener el virus en el país, estrategias de control implementadas por el país y si la PPA afecta a la salud humana. Estas son sus consideraciones:

-¿Tiene el país mecanismos suficientes como para un control de importaciones de productos porcinos que la alerta declarada lo requiere?.

La declaración de alerta emitida por SENASA busca fortalecer la frontera sanitaria y tomar las precauciones necesarias. La medida fue tomada en consenso con el resto de los países de Sudamérica. Ahora bien, por tratarse de una enfermedad de propagación muy veloz hay que tomar todas las medidas posibles a los efectos de sostener el estatus sanitario de excelencia que tiene la Argentina en lo que respecta a la producción porcina.

Las medidas preventivas se aplican en las fronteras, aeropuertos y puertos, teniendo en cuenta que hay mercaderías, productos cárnicos, animales en pie y material de reproducción que está prohibido ingresar a la Argentina sin las certificaciones correspondientes. Se refuerzan los controles que ya se realizaban de manera rutinaria. Se concientiza además a las personas, pasajeros, turistas sobre lo que se puede ingresar al país y lo que no está permitido. Los mecanismos de control utilizados son similares y acordados con los demás países.

Con respecto al impacto de tener el virus en el país, Chileski fue concreta, “el principal impacto es el económico ya que afectaría la producción porcina local. Al ser sumamente contagiosa afecta a los cerdos domésticos y salvajes, con las implicancias en toda la línea productiva del sector”.

-¿Corre peligro la salud humana al tomar contacto o ingerir un animal enfermo?.

La PPA es una enfermedad viral que afecta a los cerdos domésticos y salvajes. No afecta a los seres humanos, no es una zoonosis ni es causa de una futura pandemia mundial. Hay que llevar tranquilidad y resaltar que no afecta a los humanos.

Síntomas y signos clínicos del PPA en los animales. Los signos clínicos pueden aparecer entre los 5 y 15 días después que el animal haya estado en contacto con otro animal enfermo. El primer signo que se presenta es una fiebre elevada de más de 40 grados, acompañado con un decaimiento del animal y una pérdida del apetito. También pueden observarse cambios de coloración la piel en la parte de las orejas, del abdomen y de las patas; dificultad respiratoria, vómitos, hemorragias nasales y rectales, diarrea y posterior muerte del animal alrededor del décimo día de iniciado los primeros síntomas. Los mismos signos pueden ser observados en los jabalíes, aunque es más frecuente encontrar animales muertos, lo cual también es un motivo para alertar a la autoridad sanitaria.

“No hay una vacuna para la prevención de esta enfermedad; y este virus se transmite a través de cerdos vivos, domésticos y salvajes, productos cárnicos, la transmisión también se puede producir en los alimentos de los animales que se encuentren contaminados, zapatos, vehículos, cuchillos utilizados para las necropsias, debido a la alta resistencia ambiental que tiene el virus de la PPA, es por eso que si una persona estuvo con animales en países donde está presente el virus, debe evitar concurrir a una granja en Argentina”, detalló la Médica Veterinaria Chileski.






(Jc)