97.5 Mhz | Santa Rosa, Corrientes

Un joven ofrece sus trabajos para costear estudios e ingresar al Ejército.

Daniel Maciel es un joven correntino de 17 años que no “quiere nada regalado”. Solo pide que lo tengan en cuenta para realizar todo tipo de trabajos y, así, encaminarse hacia su sueño: ingresar a la Escuela de Suboficiales del Ejército Sargento Cabral (Esesc), en la provincia de Buenos Aires.

Para llegar a su meta debe realizarse estudios médicos especializados, que le serán solicitados. Además, necesita juntar dinero para viajar en un futuro hasta Campo de Mayo, donde se encuentra la escuela. Por eso, ofrece su mano de obra. 
“Aclaro que no estoy pidiendo dinero de arriba porque no me gusta”, indicó el joven que se definió a sí mismo como “responsable, educado, confiable y puntual” a la hora de trabajar. 
“Quiero cumplir algo que  tanto quise desde chamaco”, dijo Daniel y detalló su experiencia: puede ser ayudante albañilería, verdulería y plomería, limpiar la casa, lavar los autos o ayudar en mudanzas. 
Sabe lijar y pintar paredes, hacer reboques pequeños y colocar masilla. Además puede cortar el pasto, pero solo si el cliente tiene la maquinaria necesaria, puesto que él no la posee. 
Daniel remarcó que maneja precios “muy accesibles”. Indicó que espera que lo contraten para trabajos como los que describió. “Cosas que no sé no voy a poner porque solo sé hacer eso”, se sinceró e indicó que no le “gusta mentir con esas cosas”. Cabe destacar que la realización de los estudios médicos es una responsabilidad individual de cada postulante. 
La Esesc se limita al control de los mismos mediante la conformación de una junta médica.



(Jc)