97.5 Mhz | Santa Rosa, Corrientes

Una avenida de Corrientes permanece cortada sin arreglos hace casi 10 años.

Si bien la refacción es competencia de la Comuna, la Dirección de Vialidad Provincial se sumó a las tareas para agilizar el trabajo. Empresas constructoras estuvieron en el lugar y señalaron que el problema es “complejo”. 

Frente a los reclamos de los vecinos de los barrios Nuestra Señora de la Asunción y Serantes, se conformó una comisión mixta que busca la solución para una cuadra interrumpida hace más de 10 años, en la avenida Frondizi, entre las calles Cuba y Loreto, de la ciudad de Corrientes. Ayer por la mañana evaluaron otra vez el problema pluvial. 
En ese sector el tránsito está interrumpido por dos montículos de tierra y escombros, a cada extremo de la cuadra. Incluso, los vecinos llegaron a celebrar el décimo aniversario en que no avanza ninguna obra. 
Uno de ellos manifestó a El Litoral su molestia ante las recurrentes visitas de funcionarios municipales que no retoman la iniciativa de un problema que se complejiza cada vez más, por las conexiones cloacales clandestinas. La avenida Frondizi es la continuación de Medrano, y es una de las principales vías de acceso al sur de la ciudad de Corrientes.
A esa interrupción se le suma la acumulación de basura en las cunetas.  
 

Posibles soluciones
La Dirección de Vialidad Provincial es una de las instituciones que conforma la comisión mixta que en las últimas semanas está evaluando las posibles soluciones. Junto con la Comuna están realizando visitas con empresas contratistas para formalizar un presupuesto y comenzar con el proceso de licitación, aunque nada es seguro todavía.
El titular de Vialidad Provincial, Justo Armando Espíndola, confirmó a este diario que el inconveniente surge de una “tubería que colapsó y que tiene un proceso de revisión con muchos efectos concatenantes de ese derrumbe, como las conexiones clandestinas de cloaca”.
Sin embargo, Espíndola explicó que “la Municipalidad dejó los monticulos para proteger la estructura vial”.  
Por el momento, las visitas al barrio no están vinculadas a una reparación inmediata, sino solamente para la verificación de la situación general, ya que “la solución es compleja”, según Espíndola.
De todos modos, los vecinos de los dos barrios que conviven con el problema llevan adelante una intensa campaña de reclamo a través de los medios de comunicación, insistiendo con la habilitación de la crucial avenida. 



(Jc)