97.5 Mhz | Santa Rosa, Corrientes

El 42,9% de la población correntina es pobre y el 8,7% es indigente.

Lo reflejó la medición del INDEC del segundo semestre de 2020. En ese desagregado estadístico se aprecia que, a nivel interanual, la pobreza creció 5 puntos en esta provincia y la indigencia un 1,9%. El Taragüí cerró el año con un nivel de desempleo del 6,7%.

LA PANDEMIA Y SU INTERMINABLE CUARENTENA RESTAN OPORTUNIDADES A LAS FAMILIAS.

En Corrientes, el índice de pobreza llegó al 42,9% al término del segundo semestre del 2020, 5 puntos porcentuales por encima del 37,9% de lo registrado en igual período de 2019, informó recientemente el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC).
Además, el Índice de Indigencia, que comprende a las personas cuyos ingresos no alcanzan para comprar el mínimo de comida para la subsistencia, se ubicó en el Taragüí en 8,7%, contra el 6,8% del semestre julio-diciembre de 2019.
En ese sentido, en pobreza el NEA promedió un 43,5%. Las provincias de Formosa, Chaco y Misiones tuvieron estos indicadores 36,4%; 53,6% y 37,7%, respectivamente. En Indigencia, el Nordeste marcó un 7,6%; y Formosa, Chaco y Misiones estos guarismos: 3,8%; 10,6% y 5,9%.

Cifras del país
A nivel país, el índice de pobreza llegó al 42% al cierre del 2020, 6,5 puntos porcentuales por encima del 35,5% de igual período de 2019.
Además, el Índice de Indigencia fue del 10,5%, (había sido del 8% a fines de 2019).
Si se toma una población estimada en 45,8 millones de habitantes, estas cifras implican que 19,2 millones de personas se encuentran en situación de pobreza, y entre ellos 4,5 millones son indigentes.
Entre ambas mediciones, el Producto Bruto Interno (PBI) cayó un 9,9%, producto de las restricciones que se aplicaron para evitar la propagación de la COVID-19, al tiempo que la inflación fue de 36,1%.
Al cierre del primer semestre de 2020, el índice de pobreza se había ubicado en 40,9%, lo que significó un incremento de 5,5 puntos porcentuales respecto al 35,4% de igual período de 2019. En tanto, el Índice de Indigencia ascendió al 10,5% al término del primer semestre, contra el 7,7% de enero-junio del año pasado.

De esta forma, con respecto al primer semestre de 2020, al cierre del segundo semestre se registró un aumento en la cantidad de personas en situación de pobreza de 1,1 puntos porcentual, en tanto la indigencia se mantuvo en el mismo valor. El índice se elabora al contrastar los ingresos de personas y hogares -grupo familiar- frente a una canasta de alimentos, indumentaria y determinados productos, en el caso de la pobreza, y sólo de carácter alimentario en el caso de la indigencia. En el caso del índice de pobreza, la Canasta Básica Total aumentó 39,1% al cierre del año pasado, debido a que una pareja con dos hijos necesitó percibir ingresos por $54.207 para cubrir sus necesidades, mientras que la Canasta Alimentaria subió 45,5%, con una necesidad de ingresos de $22.680.
Bajos salarios
En medio de la preocupación del Gobierno nacional por la inflación, los salarios perdieron casi nueve puntos porcentuales frente al costo de vida en los últimos doce meses, lo que amenaza con impulsar aún más los índices de pobreza que llegan al 42%.
Hasta enero, los sueldos acumularon en doce meses una suba del 29,6%, mientras los precios subieron 38,5% en el mismo período.
En febrero, la inflación fue del 3,6% mientras que en marzo, según trascendió de fuentes del Ministerio de Economía, habría trepado por encima del 4%.
Resistencia, la de peor registro de Argentina
Según el reporte del Instituto de Estadística y Censos (INDEC), en el segundo semestre del 2020, el aglomerado urbano de Gran Resistencia (Chaco) fue el distrito con mayor cantidad de pobres del país.
Siempre en concordancia con el semblanteo del organismo oficial, el 53,6% de los habitantes de esa vecina capital se encuentra por debajo de la línea de la pobreza.
En tanto que la indigencia llegó al 10,6%. Vale consignarse al respecto que es una cifra menor a la del primer semestre, en la que era del 18,2%.
En el Nordeste, siempre en materia de pobreza, le siguieron Corrientes con 42,9%, Posadas con el 37,7% y Formosa con 36,4%.
Por el contrario, los menores niveles se anotaron en la ciudad de Buenos Aires, con el 16,5%; y Bahía Blanca 24; mientras que el resto de los grandes centros urbanos se ubicaron todas por encima del 30%.



(Jc)