97.5 Mhz | Santa Rosa, Corrientes

Pandemia y silencio oficial sobre casi 12 mil aislados: cómo se controla ese aislamiento y qué seguridad sanitaria poseen.

En una semana se duplicó la cifra que estaba en un poco más de 6 mil. Son potenciales agentes de contagio.

Entre el compromiso individual y la desidia estatal en plena escalada de Coronavirus en toda la provincia. El pico de la pandemia parece no detenerse. Ayer 19 de noviembre la provincia alcanzó 11.753 personas aisladas por haber tenido algún grado de contacto con positivos o por ser positivos para Covid-19, pacientes que no necesitan estar internados.

Imaginar una ciudad entera por esa cantidad de personas que al menos por 15 días no deben moverse de donde se encuentran.

Quince días sin salir de ese espacio donde estén. ¿Se lo imaginan? Sin poder ir siquiera ir a la vereda, al kiosco, al supermercado. Sin poder ir a ningún lado.

A ese “sin poder” debería reformulárselo y ponerlo en potencial. “No deberían poder ir a ninguna parte”.

En esta cuestión se suman dos partes: la responsabilidad individual y la del Estado que debería dar pautas suficientes para llevar adelante un monitoreo a distancia de la situación sanitaria de los aislados.

El pasado 12 de noviembre cuando la escalada ya estaba en pleno ascenso, la provincia contabilizaba 6.493 individuos en situación de aislamiento, ayer una semana después la cifra trepó a 11.753 personas.

Es uno de los tópicos no abordados por las autoridades sanitarias. Qué se hace con esa considerable cantidad de personas que pueden ser “transmisores” del virus.

Qué tipo de asistencia reciben, si es presencial, remota a través de medios online.

Cómo asiste el Estado provincial y el ministerio de Salud Pública aquellas personas que tengan alguien cercano que pueda ayudarlas.

Desde agosto pasado muchas personas que padecieron el virus, informaron por redes sociales que literalmente fueron abandonados.

La cartera de Salud Pública, en algunas situaciones, ni siquiera fue a realizar la contraprueba al cumplirse los quince días de asilamiento.

En plena escalada del virus en la provincia no se sabe cuál es la situación de los aislados, una ciudad de casi 12 mil habitantes, pero diseminados por toda la geografía correntina.



(Jc)