97.5 Mhz | Santa Rosa, Corrientes

Familias desentierran pollos en mal estado que fueron decomisados en Iguazú.

Se trata de unos 1.200 kilos de muslos de pollo producidos en Argentina, que Prefectura Naval secuestró el sábado por supuesta infracción del código aduanero. El alimento se echó a perder, Prefectura sepultó ayer el cargamento y familias en estado de vulnerabilidad los extrajeron.

Una dramática situación se observó el martes en la localidad misionera de Iguazú, donde familias en situación de extrema vulnerabilidad social se dirigieron al predio municipal de las Dos Mil Hectáreas y desenterraron cajas de muslos de pollo en estado de descomposición, presuntamente para consumirlos, pese al riesgo para la salud.
Según consigna La Voz de Cataratas, el sábado pasado personal de la Prefectura Nacional secuestró 1.200 kilos de muslos de pollo, de origen argentino. Fue en un operativo en el barrio Altos del Paraná. Los pollos fueron entregaron al Senasa para que corroboren su estado sanitario. Y como el Senasa detectó que no estaban aptos, el martes Prefectura enterró los muslos.

Sin embargo, apenas llegó el camión municipal con el cargamento, los vecinos de la zona de las Dos Mil, se acercaron a esperar. Y luego desenterraron las cajas con los muslos y se las llevaron, posiblemente para consumirlas, consigna el medio local Misionescuatro.com.
De hecho, el portal de LVC publicó fotografías que muestran el momento en que mujeres y niños desentierran esos muslos.
 

Las explicaciones de Prefectura
De acuerdo con Prefectura, el secuestro del cargamento de pollos y otros alimentos, fue producto del “resultado de un patrullaje realizado en el paraje conocido como Ex Club de Pesca, donde personal que custodiaba la zona detectó a hombres y mujeres salir de la costa transportando varios bultos”.

“Al advertir la presencia policial, el grupo ingresó a una vivienda, ubicada en el barrio Altos del Paraná, y comenzó a agredir con piedras al personal, hiriendo a uno de los efectivos y dañando un patrullero”, habrían señalado desde la fuerza federal. El operativo prosiguió con la formación de un perímetro de seguridad y el pedido de intervención del juez federal de Eldorado, Miguel Ángel Guerrero, quien ordenó allanar el domicilio.
Dudas sobre el procedimiento
Como resultado de la inspección, se identificó a más de 30 personas. E incautaron mercadería “sin aval aduanero valuada en más de 2.000.000 de pesos”, según consigna la Prefectura. Sin embargo, no es mercadería proveniente de otro país. Tampoco son alimentos secuestrados cuando estaban siendo transportadas a otro país.
De hecho, según el citado portal, la mercadería estaba en un depósito. Y cuando el propietario de un supermercado trató de recuperar la mercancía, por la vía legal, se encontró con que el pollo estaba en mal estado. Por esto, lo remitieron al Senasa.
Por estas horas, es una incógnita si la Prefectura mantuvo refrigerado o no, el pollo decomisado en un procedimiento algo turbio, o por lo menos, poco claro. Pero ya hubo reacciones de organizaciones sociales de Iguazú, que repudiaron la actitud de no distribuir la mercancía confiscada.



(Jc)