97.5 Mhz | Santa Rosa, Corrientes

Los referentes de Juntos por el Cambio se siguen diferenciando de Macri

Crece la interna en el principal espacio opositor

Las palabras de Mauricio Macri continuaron generando reacciones dentro de su propio espacio político. Dos referentes del PRO salieron a diferenciarse de manera sutil con lo dicho por el ex presidente, quien atacó al sector de Emilio Monzó y apuntó a una confrontación mayor con el Gobierno nacional. El vicejefe Diego Santilli se diferenció de Macri y aseguró que tanto Monzó como Rogelio Frigeiro "son personas muy valiosas". Agregó que espera que sigan dentro de Juntos por el Cambio. Por su parte, el intendente de Vicente López, Jorge Macri, indicó que "los problemas de la gente no se resuelven alimentando el conflicto y la tensión". Mientras hay sectores que quisieran que Macri pase a un segundo plano, el ex presidente prepara nuevos reportajes.

La entrevista de Macri no sólo provocó respuestas por parte del Gobierno. De hecho, la primera respuesta que recibió fue de sectores de su propio espacio político: vino del dúo Monzó-Frigerio, a quienes Macri le echó la culpa de su fracaso por haber "delegado la negociación política" en ellos. Macri dio a entender así que él lo hubiera hecho mejor. El encargado de responderle fue Sebastián García de Luca que recordó que ambos tuvieron participación en la formación de Cambiemos, en la llegada de Miguel Pichetto a la fórmula presidencial y en la sanción de distintas leyes. "Gracias a Monzó y Frigerio logramos tener las leyes más importantes y construir gobernabilidad", le retrucó.

Luego de algunos amagues, en el espacio de Monzó descartaban por el momento dejar Juntos por el Cambio. "Es que Macri no conduce Juntos por el Cambio. Ya le cuesta conducir el PRO", soltaron desde ese sector. "¿Irnos? Se olvidan de que a Cambiemos lo armó Monzó", dijeron a este diario. Y recordaron que en su momento Jaime Durán Barba se oponía a una alianza con los radicales.

Más allá de las fricciones de Macri con Monzó (que vienen de hace rato), otros dirigentes siguieron diferenciándose del ex presidente. Fue el caso del número dos de Horacio Rodríguez Larreta. "Son personas muy valiosas", indicó Santilli sobre Monzó y Frigerio. "Para mí lo que hizo el expresidente fue hacer una autocrítica de algo que él siente que no estuvo bien. No lo tomo como una crítica a Monzó y Frigerio; lo tomo como una autocrítica del expresidente a sí mismo", señaló Santilli, en línea con la interpretación que prefirieron hacer en el Gobierno de Larreta. Santilli aseguró que "no tiene dudas" de que seguirán en el mismo espacio político. El dúo Frigerio-Monzó tiene más de una alianza trazada con Larreta y le aportaron cuadros a su gestión.

No fue lo único en lo que Santilli se diferenció de Macri. También se distanció en relación a las críticas del ex presidente a la pandemia. "Esto no es sano, esta cuarentena eterna nos ha hecho mucho daño. Necesitamos volver a circular libremente por la Argentina", se quejó Macri. "La cuarentena nos permitió prepararnos y nos ayudó mucho. Pudimos reforzar el sistema público de salud", tomó distancia Santilli. Algo similar había hecho más temprano el ministro de Salud porteño, Fernán Quirós: “Sin la cuarentena no hubiéramos podido atender de manera digna y humana. La cuarentena precoz salvó lo que hubiera sido una catástrofe sanitaria".

El otro que se diferenció, aunque de forma más sutil, es el primo del ex presidente, quien forma parte de un grupo de intendentes PRO que viene creciendo en el armado provincial. A contramano del discurso del ex mandatario, Jorge Macri consideró que "hay que bajar un cambio, hay que marcar diferencias, pero el país es de todos". "Tenemos que ser muy conscientes de lo que nuestras palabras pueden generar en otros, que tal vez crean de manera equivocada que la forma de resolver una diferencia política sea desde la violencia", advirtió. Eludió referirse a las críticas de Macri a Monzó (el propio Jorge Macri dijo hace poco que ya no lo considera parte del espacio), pero sí dijo: "Juntos por el Cambio tiene peronistas comprometidos por este proyecto en todos los municipios".

Los intendentes PRO evaluaron positivamente que el ex presidente aprendiera a diferenciar peronismo de kirchnerismo. Aunque todavía les produce fastidio que siga buscando una reivindicación de su gestión. Es algo que Macri repite obsesivamente en las reuniones de la cúpula de Juntos por el Cambio. Algunos, como Martín Lousteau o Alfredo Cornejo, le discuten. Para sí, Lousteau cree que sin Macri podrían sumar a otros sectores, como el de Margarita Stolbizer o al socialismo nacional. Hace poco Macri le insistió con lo de que no defienden lo suficiente lo que fue su gobierno a un intendente. Casi como un consejo de amigo, le contestó: "Mauricio... ¿Por qué no probás ser ex presidente?".



(Jc)