97.5 Mhz | Santa Rosa, Corrientes

Estiman que los daños en aserraderos superan los 4 millones de dólares.

Juan Ramón Sotelo, presidente de la Asociación de Plan Estratégico del sector Foresto Industrial de Corrientes, informó que los propietarios se comprometieron a radicarse en el parque Industrial de Santa Rosa. Además sentó su opinión respecto a la problemática.

LUEGO DE LAS COMPLICACIONES, LOS EMPRESARIOS SE IRÁN AL PARQUE INDUSTRIAL.

En el mar­co de la pro­ble­má­ti­ca de in­cen­dios fo­res­ta­les en el pa­ís, re­fe­ren­tes de la Aso­cia­ción Ci­vil del Plan Es­tra­té­gi­co Fo­res­to In­dus­trial de Co­rrien­tes (A­PE­FIC) de­ja­ron su pos­tu­ra an­te la pro­ble­má­ti­ca. Ade­más, in­for­ma­ron que man­tu­vie­ron con­tac­to con el Go­ber­na­dor y re­pre­sen­tan­tes de los ase­rra­de­ros que su­frie­ron los efec­tos del fue­go. Los pro­pie­ta­rios re­ci­bi­rán asis­ten­cia y se com­pro­me­tie­ron a ins­ta­lar­se en el par­que In­dus­trial.
El pre­si­den­te de la Aso­cia­ción, Juan Ra­món So­te­lo, en co­mu­ni­ca­ción con épo­ca, in­for­mó que ayer man­tu­vie­ron con­tac­to con re­pre­sen­tan­tes de los cin­co ase­rra­de­ros de San­ta Ro­sa quie­nes per­die­ron to­tal o par­cial­men­te sus fá­bri­cas.
So­te­lo afir­mó que las pér­di­das es­ti­ma­ti­va­men­te al­can­za a cua­tro mi­llo­nes y me­dio de dó­la­res. An­te es­ta si­tua­ción, co­men­tó que el vier­nes man­tu­vie­ron una reu­nión con el go­ber­na­dor Gus­ta­vo Val­dés, quien se com­pro­me­tió a brin­dar asis­ten­cia. A cam­bio, los em­pre­sa­rios se com­pro­me­tie­ron a ins­ta­lar­se en el par­que In­dus­trial de la men­cio­na­da lo­ca­li­dad.

Cau­sas del fue­go
“Cuan­do ha­bla­mos de un in­cen­dio fo­res­tal re­fe­ri­mos a un fue­go que se ex­tien­de sin con­trol en el te­rre­no fo­res­tal o sil­ves­tre, afec­tan­do a com­bus­ti­bles ve­ge­ta­les, flo­ra y fau­na”. Y so­bre las cau­sas que los ori­gi­nan ex­pli­có: “El 95% de los in­cen­dios fo­res­ta­les son pro­du­ci­dos por la ma­no del hom­bre a par­tir de des­cui­do o ne­gli­gen­cias. El otro por­cen­ta­je res­tan­te y en me­nor me­di­da se de­be a cau­sas na­tu­ra­les co­mo ser ra­yos y otros fac­to­res”, di­jo So­te­lo. So­bre la in­ci­den­cia del fac­tor cli­má­ti­co y las al­tas tem­pe­ra­tu­ras, des­de APE­FIC des­ta­can que pa­ra que un fue­go se pro­duz­ca tie­nen que exis­tir tres fac­to­res: ca­lor, oxí­ge­no y com­bus­ti­ble. Más una ac­ción de­sen­ca­de­nan­te co­mo pue­de ser una chis­pa. En es­te sen­ti­do, el fac­tor cli­má­ti­co tie­ne una in­ci­den­cia di­rec­ta en es­tos tres fac­to­res a par­tir de las al­tas tem­pe­ra­tu­ras. El ca­lor se­ca el com­bus­ti­ble y el vien­to au­men­ta la can­ti­dad de oxí­ge­no.
Por lo ex­pues­to, des­de APE­FIC des­ta­can que si bien los ries­gos de in­cen­dios exis­tie­ron his­tó­ri­ca­men­te, nun­ca los hu­bo en es­ta mag­ni­tud y can­ti­dad. “Las con­di­cio­nes cli­má­ti­cas ex­tre­mas en la que nos en­con­tra­mos atra­ve­san­do son pro­pi­cias pa­ra los in­cen­dios y su rá­pi­da pro­pa­ga­ción”, con­clu­yó So­te­lo.

Re­co­men­da­cio­nes
Por su par­te, el ge­ren­te de APE­FIC, Fran­cis­co To­rres Cay­man, agre­gó: “Des­de APE­FIC es­ta­mos con­ven­ci­dos de que la me­jor he­rra­mien­ta pa­ra evi­tar los in­cen­dios fo­res­ta­les es la pre­ven­ción”. Y agre­gó: “Es de vi­tal im­por­tan­cia que los pro­duc­to­res en ge­ne­ral y los fo­res­toin­dus­tria­les to­men con­cien­cia del pe­li­gro de los in­cen­dios y que se ac­túe en con­se­cuen­cia”.
En­tre las me­di­das, APE­FIC des­ta­ca: en ca­so de re­a­li­zar que­mas, que se­an con­tro­la­das en con­di­cio­nes ade­cua­das con la res­pec­ti­va au­to­ri­za­ción de la au­to­ri­dad pro­vin­cial (di­rec­ción de Re­cur­sos Fo­res­ta­les, Pe­rú 1120 -­Corrientes, ca­pi­tal. Te­lé­fo­no: 379-­4463087).
Con­tar con ca­lles cor­ta­fue­gos de 20 me­tros o más sin ma­te­rial com­bus­ti­ble al­re­de­dor de los cul­ti­vos, so­bre los alam­bra­dos pe­ri­me­tra­les y prin­ci­pal­men­te en cer­ca­nía a ca­mi­nos pú­bli­cos. Man­te­ner lim­pio el es­pa­cio de tra­ba­jo y re­du­cir el ex­ce­so de ma­te­rial se­co de las fo­res­ta­cio­nes co­mo de las fo­res­toin­dus­trias me­dian­te el uso, co­mer­cia­li­za­ción o re­lo­ca­li­za­ción del mis­mo.



(Jc)