105.1 Mhz | Santa Rosa, Corrientes

Goya: persecución y robo en 24 segundos

Los delincuentes le arrebataron su celular y antes, para colmo, lo hirieron de un fuerte golpe en la cabeza. El caso fue denunciado aunque hasta el momento no hay detenidos.

DE NO HABER TROPEZADO, PUDO HABER ESCAPADO DEL ROBO.

Una no­che de­ma­sia­do frí­a, una ca­lle po­co tran­si­ta­da, dos de­lin­cuen­tes en mo­to, ar­ma­dos, y una víc­ti­ma in­de­fen­sa, los con­di­men­tos ide­a­les pa­ra un ro­bo en tan só­lo 24 se­gun­dos y que por un de­sa­for­tu­na­do tro­pe­zón se pu­do con­cre­tar.
Eran las 21:21 con 23 se­gun­dos cuan­do un jo­ven so­li­ta­rio que ca­mi­na­ba, al pa­re­cer rum­bo a su ca­sa y mi­ran­do su ce­lu­lar, fue mar­ca­do por dos su­je­tos a bor­do de una mo­to­ci­cle­ta. El ob­je­ti­vo era cla­ro, los ma­le­an­tes que­rí­an el apa­ra­to y la víc­ti­ma no es­ta­ba dis­pues­ta a dár­se­lo sin com­pli­car­le las co­sas. To­da la se­cuen­cia de unos po­cos se­gun­dos, cap­ta­da por dos cá­ma­ras de se­gu­ri­dad de la ca­lle Mi­tre, a po­cos me­tros de ca­lle Ca­bral en la ciu­dad de Go­ya. La víc­ti­ma es de ape­lli­do Or­ti­go­za, de unos 20 años, ve­nía ca­mi­nan­do e in­te­rac­tuan­do con su ce­lu­lar Mo­to­ro­la. Evi­den­te­men­te los de­lin­cuen­tes es­ta­ban al ace­cho por­que ad­vir­tie­ron de in­me­dia­to el des­cui­do.
El jo­ven es­cu­chó la pro­xi­mi­dad de la mo­to y ati­nó a mi­rar ha­cia su iz­quier­da, ha­cia la ca­lle. No­tó en­se­gui­da que las in­ten­cio­nes de los su­je­tos en la mo­to no eran las me­jo­res y em­pren­dió la hui­da ve­loz, vol­vien­do so­bre sus pa­sos. Con una no­ta­ble agi­li­dad y des­tre­za, sin que la mo­to lle­ga­ra a de­te­ner­se del to­do, el acom­pa­ñan­te dio un tre­men­do sal­to ha­cia atrás y co­men­zó la per­se­cu­ción.
Has­ta allí to­do pa­re­cía ju­gar a fa­vor de la víc­ti­ma, ya que ha­bía ga­na­do dos pre­cio­sos se­gun­dos de ca­rre­ra que ha­cía cre­ar la ex­pec­ta­ti­va de lo­grar bur­lar a los de­lin­cuen­tes en su ac­cio­nar. Pe­ro su es­tra­te­gia se vio trun­ca­da por un de­sa­for­tu­na­do tro­pe­zón, cuan­do pre­ten­dió cam­biar la irre­gu­la­ri­dad de la ve­re­da por la ca­lle, pa­ra una me­jor fu­ga. Un pe­que­ño en­re­ja­do de de­sa­güe en la ba­ja­da de un ga­ra­je le ju­gó una ma­la pa­sa­da y de la tras­ta­bi­lla­da, pa­só a só­lo tres ma­no­ta­zos a que­dar des­pa­rra­ma­do en el pi­so, fa­ci­li­tan­do al de­lin­cuen­te que lo se­guía a unos diez me­tros de dis­tan­cia.

Triun­fo pa­ra los mo­to­cho­rros que se lle­va­ron un ce­lu­lar de al­ta ga­ma. Ma­la no­che pa­ra la víc­ti­ma que, en­ci­ma que le qui­ta­ron su apa­ra­to, fue gol­pe­a­da en la ca­be­za pre­su­mi­ble­men­te de un cu­la­ta­zo. Se las­ti­mó al ca­er y co­mo si fue­ra po­co rom­pió sus pan­ta­lo­nes y cam­pe­ra con­tra el as­fal­to. Tras el he­cho ra­di­có la de­nun­cia for­mal y aho­ra se abrió una cau­sa ju­di­cial al res­pec­to. Su me­jor de­fen­sa, las imá­ge­nes de se­gu­ri­dad, en las que no se dis­tin­gue bien a los de­lin­cuen­tes pe­ro en ba­se al ho­ra­rio y al ti­po de ve­hí­cu­lo, la Po­li­cía ha­ría un ras­treo de otras fil­ma­cio­nes de la zo­na pa­ra po­der dar con los ma­lan­dras.La des­crip­ción de los 24 se­gun­dos que pa­de­ció el go­ya­no es ape­nas un mues­tra­rio de lo que a dia­rio pa­de­cen de­ce­nas de per­so­nas, de cual­quier edad, de es­tos de­lin­cuen­tes, que apues­tan a que las víc­ti­mas ni si­quie­ra ra­di­quen las de­nun­cias, des­cre­í­das de con­se­guir al­go de jus­ti­cia por lo que de­ben so­por­tar.



(Jc)