105.1 Mhz | Santa Rosa, Corrientes

“Sentí que me moría”,el duro testimonio de la mujer a la que le robaron el auto con su hijo adentro.

La mujer quiso impedir que los ladrones huyeran y terminó en el piso con una fractura. “No se puede vivir así”, afirmó.
 

El hecho ocurrió en Lomas de Zamora.

Un nuevo hecho de inseguridad tuvo lugar en Lomas de Zamora a plena luz del día. Una mujer sacó el auto del garage dispuesta a ir a trabajar cuando dos delincuentes armados le robaran el automóvil con su hijo de 6 años adentro.
Todo ocurrió a las 16:10 en el barrio San José, cerca de San Francisco Solano, cuando la mujer se disponía a ir a la peluquería en la que trabaja. Subió al pequeño en el asiento trasero del auto y mientras cerraba el portón, aparecieron en escena los dos delincuentes.

A pesar de los gritos y las suplicas para que liberaran al menor, los ladrones se dieron a la fuga y dos cuadras después arrojaron al chico a la calle. Además, en su intento por frenar la huida, la mujer fue arrastrada por el auto y terminó con una fractura en su brazo.
“Es horrible vivir así. Yo me levanto para ir a trabajar y ellos se levantan para ir a robar”, relató la mujer, visiblemente emocionada, en la puerta puerta de su domicilio frente a los medios de comunicación.
 

Además, contó que no pudo dormir en toda la noche pensando en el robo y que es la tercera vez que sufre un hecho de inseguridad dado que en dos oportunidades le vaciaron la casa que alquilan.
“Iba a dejar al nene un ratito con mi mamá para poder trabajar, estaba cerrando el portón y los vi en la esquina y lo único que quería era sacar a mi hijo de adentro del auto”, relató la víctima.
El hecho quedó registrado gracias a las cámaras que pusieron luego de ser asaltados varias veces. “No me importaba si tenían armas, solo me importaba mi hijo. Yo lo llamaba y el me gritaba ‘mamá’ y empecé a pegar con lo que tenía en la mano porque no se bajaba”, contó ante las cámaras y recordó: “Sentí que me moría, corrí detrás del auto y no paraban, grité con todas mis fuerzas para que salgan los vecinos, que salieron y corrieron, autos que pararon”.

Además, la mujer contó que su hijo Mateo -que lo tiraron a unas cuadras- “volvió corriendo a casa, sangrado” y sentenció: “Fue horrible, no se puede vivir así”.
Por último, al ser consultada sobre la posibilidad de mudarse de barrio o incluso dejar el país, la mujer dijo que a pesar de que su marido insiste con la idea, ella se niega a irse por sus padres. “Mi marido me dice que tendríamos que dejar todo e irnos, por mis papás no me voy porque cuidan a mi hijo desde que nació, si me lo llevo se mueren”.



(Jc)