105.1 Mhz | Santa Rosa, Corrientes

Asesino de Valeria Azar accedió a beneficio de salidas transitorias.

El Juz­ga­do de Eje­cu­ción de Pe­na de Con­de­na de­fi­nió re­cien­te­men­te que Fe­de­ri­co Al­de­re­te, con­de­na­do a 18 años de pri­sión por ma­tar a su no­via Va­le­ria Azar en Pa­so de los Li­bres, sea be­ne­fi­cia­do con sa­li­das tran­si­to­rias, tras ocho años de en­cie­rro es­tric­to.

Es así que se de­fi­nie­ron al­gu­nas re­glas a se­guir du­ran­te las ho­ras en que Al­de­re­te es­té afue­ra, lo que de­be­rá ha­cer con to­bi­lle­ra elec­tró­ni­ca. El ase­si­no de Va­le­ria cum­plió los dos ter­cios de la pe­na que le im­pu­so el Tri­bu­nal Oral Pe­nal de Pa­so de los Li­bres, por ello pu­do ac­ce­der al be­ne­fi­cio. El jo­ven ha­bía si­do con­de­na­do ba­jo la fi­gu­ra de ho­mi­ci­dio sim­ple do­lo­so en ju­lio de 2012. De­be se­ña­lar­se que, en no­viem­bre de ese año, ocu­rrió un even­to su­ma­men­te im­por­tan­te: se mo­di­fi­có el Có­di­go Pe­nal pa­ra que el ho­mi­ci­dio agra­va­do por el vín­cu­lo in­clu­ya los he­chos en los que hu­bo vio­len­cia de gé­ne­ro; de es­ta ma­ne­ra, se creó la fi­gu­ra que po­pu­lar­men­te se co­no­ce co­mo “fe­mi­ci­dio”. De ha­ber exis­ti­do la cla­si­fi­ca­ción en los tiem­pos en que se de­sa­rro­lló el jui­cio con­tra Al­de­re­te, es po­si­ble que el re­sul­ta­do hu­bie­ra si­do dis­tin­to. En el de­ba­te, la que­re­lla ha­bía pe­di­do pri­sión per­pe­tua. Sin em­bar­go, que­dó con­for­me an­te los 18 años con los que se sen­ten­ció a Al­de­re­te.

El he­cho
El ase­si­na­to de la mu­cha­cha de 24 años se pro­du­jo en la lo­ca­li­dad li­bre­ña, a don­de la jo­ven fue pa­ra pa­sar unos dí­as en ca­sa de su no­vio, Al­de­re­te. Va­le­ria re­ci­bió el im­pac­to del pro­yec­til de una es­co­pe­ta en su ca­be­za.
Si bien en ese mo­men­to Al­de­re­te di­jo que fue “un ac­ci­den­te”, las prue­bas de­ter­mi­na­ron que hu­bo in­ten­ción de ma­tar. Es­to ocu­rrió el 13 de oc­tu­bre de 2010.
Los re­qui­si­tos
Al­de­re­te tie­ne un ho­ra­rio es­ta­ble­ci­do y una vez trans­cu­rri­do el tiem­po de sa­li­da, de­be vol­ver al lu­gar de alo­ja­mien­to en el que cum­ple su pe­na. Ade­más, no pue­de co­me­ter otro de­li­to ni in­ge­rir be­bi­das al­co­hó­li­cas.



(Jc)