105.1 Mhz | Santa Rosa, Corrientes

Los mayas, el fin del mundo y el Covid-19.

Según el calendario de la antigua civilización, la fecha prevista para el final de la Humanidad era el 2012. Sin embargo, en aquel entonces no pasó nada. Ahora, tras revisar cálculos y con otra visión, el tema se reflotó...
 

Hace tan solo ocho años atrás, el 21 de diciembre de 2012, gran cantidad de la humanidad se encontraba pendiente del calendario Maya y sus predicciones, ya que esa pieza que mostraba la elevación de la civilización perdida que habitara en América Central y México señalaba que era la hora del fin del mundo.
Pero muchas fueron las lecturas en aquel momento sobre lo que sucedería según lo escrito con jeroglíficos por los profetas de ese pueblo del que solamente se sabe por lo que dejó. Lo cierto es que la fecha pasó, y aunque se sintió una sensación de alivio generalizado, la gran pregunta que quedó flotando fue, por entonces, si era un erros de los mayas o una falla en la interpretación de lo que marcaba el notable calendario.
Así, varios estudiosos revisaron cálculos, textos y llegaron a muchas conclusiones. Algunos, por ejemplo, indican que los Mayas no citan el fin del mundo literalmente, sino que hablan de un cambio en la forma de ser y pensar en los seres humanos. Como si fuera una nueva. Incluso, un biólogo e investigador italoamericano adelantó que la fecha precisa para ese cambio radical habría sido justamente... el pasado domingo 21 de junio de 2020. Es de esperarse que ese anuncio maya se trate de una nueva forma de vivir, de aquí en adelante. Porque, de lo contrario , quizá muchos de nuestros lectores no llegarían siquiera a leer este texto. En cualquier caso, y si se trata de una nueva era, habrá que hacer otro planteo: ¿Qué tiene que ver con todo este profético anuncio la pandemia del COVID-19?

Hace 8 años...
Entre aquellos que señalaban que llegaría el temido final del mundo, un 80% se encontraba a favor de dicha teoría, pero muchos otros la criticaban y mencionaban que en realidad se trataba de la finalización de una vida elegida por el ser humano, y no la conclusión del planeta tal como se lo conoce. La especie humana estaría, entonces en la disyuntiva: debería escoger entre desaparecer como especie pensante que amenaza con destruir la Tierra o evolucionar hacia la integración armónica con todo el Universo.
Aquellas escasas personas que hacían una lectura diferente del calendario maya enfatizaban que las personas tendríamos que comprender que todo está vivo y consciente, que somos parte de ese todo y que podemos existir en una nueva era de luz. Además, en el calendario resaltaba una segunda profecía que sucedería en el 2012 que era la que el hombre se dirigiría hacia una nueva época de armonía. Para quienes estuvieron pendientes de qué podría llegar a pasar aquel 22 de diciembre y si finalmente se iba a concretar "el fin del mundo", en parte se llevaron una gran decepción y hoy siguen evaluando qué era lo que realmente indicaba el calendario Maya.
 

¿Sólo se atrasó?
En los último días un calificado investigador sobre el tema y biólogo, el estadunidense Paolo Talagoguin, aseguró que en la lectura del calendario Maya hubo un error de cálculos y que se realizó una mala interpretación de lo que aquellos astrólogos de esa avanzada civilización quisieron indicar. Según sus nuevos cálculos, el final del mundo podría llegar el 21 de junio de 2020, es decir, hoy, domingo y del día del padre en nuestro país. Aunque siempre hay en estos cálculos un más/menos de potecial error. Esperemos puedan leer la nota...
Para Talagoguin, el error se dio porque los antiguos enunciadores del apocalipsis que era señalado así por los Mayas, no tuvieron en cuenta algunas cuestiones. Uno de estas es que en muchos sitios de occidente se pasó del calendario juliano al gregoriano, que tanto en Inglaterra como en sus colonias comenzaron a usar en 1752.

El biólogo publicó en sus redes que "de los 268 años que llevamos utilizando el calendario gregoriano (1752-2020), si se multiplica por 11 días, el resultado es igual a 2948 días", por lo que resaltó que "ese total de días, dividido en 365 es igual a 8 años". Acorde a esos detalles del investigador, la humanidad estaría ahora en el año 2012, que es el año que los Mayas en su momento predijeron. Y supuestamente, el fin del mundo, o para aquellos que no ven eso realmente, un cambio de ciclo en la humanidad, lo que no tiene que ser el fin de la Tierra, sino que los seres humanos cambiemos nuestra forma de vivir y pensar.
Por otra parte, el Katún, al que hacen hincapié, se refiere al un período de aproximadamente unos 20 años en el calendario Maya, por lo que son varios los estudiosos que dudan si realmente la civilización no asemejaba su calendario al que actualmente utilizamos.
Lo que aún no queda claro es que la señal futura de los hombres vendrá del norte, pero de ser así, podría estar acompañado de que los países de Europa y Asia, ubicados en el hemisferio norte, fueron los primeros en salir de semejante oscuridad y azotamiento por el Covid-19.

El fin del hombre depredador
En el calendario Maya no hay solo una única profecía como todos solemos conocer y que es la del "fin del mundo". Los eruditos de aquella civilización mesoamericana escribieron siete profecías diferentes pero relacionadas, ya que todas hablan del hombre y su relación con el planeta.
La cuarta profecía Maya especifica que el hombre debe terminar con su conducta depredadora, para sincronizarse con los ritmos de la naturaleza y ajustarse a los cambios que llevarán a todo el universo a una era de armonía. Y detalla que habrá cambios en el clima, se producirá el derretimiento de los polos, para que así la Tierra se limpie y reverdezca nuevamente, para poder producir grandes cambios en la composición física de los continentes en los que vivimos.



(Jc)