105.1 Mhz | Santa Rosa, Corrientes

Los remises Chaco-Corrientes llegaron a 100 días de inactividad.

Los coches que, hasta el 20 de marzo, unían esta capital con Resistencia, siguen guardados a la espera de que el COVID-19 les de la posibilidad de volver a trabajar. Dicen que tienen listo un protocolo sanitario especial. Llevarían sólo dos pasajeros por viaje.

Los tra­ba­ja­do­res del ser­vi­cio de re­mi­ses in­ter­pro­vin­cia­les (Chaco-­Corrientes) cum­plen hoy 100 dí­as inac­ti­vos a ra­íz de la vi­gen­cia de la cua­ren­te­na por COVID-­19.
A fin de co­no­cer cuál es el pre­sen­te in­me­dia­to de ese sec­tor, épo­ca dia­lo­gó con Eduar­do To­rres, ti­tu­lar de una de las dos flo­tas de co­ches que, has­ta el 20 de mar­zo, unía am­bas ca­pi­ta­les pro­vin­cia­les.
El em­pre­sa­rio ma­ni­fes­tó que “nues­tro pa­no­ra­ma es muy com­pli­ca­do, y ha­ce ya un tiem­po que los cho­fe­res bus­ca­ron nue­vos ho­ri­zon­tes (la­bo­ra­les), lo que es to­tal­men­te en­ten­di­ble”.
“Nues­tros au­tos es­tán guar­da­dos y los mu­cha­chos ne­ce­si­tan lle­var di­ne­ro a sus ho­ga­res. Si hoy tu­vié­ra­mos que re­to­mar el ser­vi­cio, con­ta­rí­a­mos só­lo con 12 cho­fe­res, cuan­do has­ta an­tes de la pan­de­mia te­ní­a­mos un plan­tel de 32 con­duc­to­res”, am­plió.
De igual mo­do, To­rres su­mó que “a­quí en Co­rrien­tes, nues­tro sec­tor no re­ci­bió sub­si­dios (re­mi­se­ros, ta­xis­tas y due­ños de com­bis per­ci­bie­ron, ha­ce ya dos me­ses, un mon­to de 7.500 pe­sos otor­ga­dos por la Mu­ni­ci­pa­li­dad)”.
“No obs­tan­te, en Cha­co, la se­ma­na que vie­ne los cho­fe­res co­bra­rán una ayu­da gu­ber­na­men­tal de cin­co mil pe­sos”, pro­si­guió el re­fe­ren­te.
Con­sul­ta­do acer­ca de cuán­do pien­sa que po­drí­an vol­ver a cir­cu­lar, el em­pre­sa­rio in­di­có que: “Hoy por hoy, te­ne­mos que prio­ri­zar la sa­lud. En Re­sis­ten­cia la si­tua­ción es­tá muy pe­li­gro­sa y no es via­ble ex­po­ner­se al con­ta­gio”.
En ese con­tex­to, To­rres an­ti­ci­pó que “no sé qué pa­sa­rá con nues­tro ser­vi­cio cuan­do vol­va­mos a po­der cru­zar el puen­te con nor­ma­li­dad. De mo­men­to, te­ne­mos pen­sa­do apli­car un pro­to­co­lo cuan­do ello ocu­rra”.




(Jc)