105.1 Mhz | Santa Rosa, Corrientes

Revelan el misterio de una momia de hace 2600 años.

Tras el análisis genético al cuerpo hallado en 1988.

Los restos pertenecen a una momia hallada en 1988 en el sitio arqueológico de Saryg-Bulún, en la república de Tuvá (Rusia).
El equipo de arqueólogos encontró el cuerpo tan bien conservado que hasta era posible identificar un lunar en su rostro.
Además, el cuerpo tenía una costura áspera en la piel de la zona del abdomen, lo que indicaba un intento de momificación artificial.
Sin embargo, en el momento del hallazgo, no se encontró ningún signo de su sexo u otro dato para identificación.
Ahora, tras un análisis genético, investigadores rusos determinaron que se trata de una guerrera escita de 13 años de edad, según el estudio publicado en la revista Archaeology and Cultural Anthropology.
"Recientemente tuvimos la oportunidad de realizar pruebas para determinar el sexo, la edad y la afiliación genética de la guerrera enterrada", contó Marina Kilunóvskaya, quien participó en la expedición arqueológica, citada por The Siberian Times.
"Así que nos complace decir que hemos logrado un resultado tan impresionante", añadió la científica.
 

De acuerdo con esa fuente, el cuerpo fue enterrado entre finales del siglo VII y principios del siglo VI a. C. junto con varias armas, que incluían un hacha, un arco de abedul y un carcaj con diez flechas de unos 70 centímetros de largo, dos de madera, una con punta de hueso y el resto con cabezas de bronce.
El ataúd, tallado en una sola pieza de madera, se encontraba enterrado a poco más de medio metro de profundidad y orientado hacia el suroeste.
"El entierro de la nena con armas da una nueva pista de la estructura social de la sociedad nómada primitiva", señaló Kilunóvskaya.
Y subrayó: "Esto abre un nuevo aspecto en el estudio de la historia social de los pueblos escitas y nos devuelve involuntariamente al mito de las amazonas que sobrevivió gracias a Heródoto".
Aparte de ese historiador, el médico griego Hipócrates (entre 460 y 370 a. C.) escribió que las mujeres guerreras entre el pueblo escita de los sármatas "cabalgaban, disparaban, lanzaban la jabalina y luchaban contra sus enemigos".



(Jc)