105.1 Mhz | Santa Rosa, Corrientes

Denuncian a jueza de Saladas por demorar causa contra intendente de Mburucuyá.

La jueza de Instrucción de Saladas, María Mareco, fue denunciada ante el Superior Tribunal de Justicia de Corrientes por demorar la causa que pide la detención del intendente de Mburucuyá, el radical Pablo Kelo Guastavino, quien fue querellado acusado de atacar a golpes y robarle el celular a un periodista en plena vía pública. Hay fuertes sospechas de protección judicial a favor que del denunciado jefe comunal.

El abogado querellante, Juan Manuel Cubilla Podestá, que patrocina al comunicador Marcelo Florindo, presentó ante el Superior Tribunal una denuncia “por retardo malicioso de justicia” y solicitó el apartamiento de la magistrada en la causa contra el intendente radical de la alianza ECO.
En su presentación, Cubilla Podestá señaló a la jueza Mareco y a la secretaria del Juzgado, Sandra Lorena Sosa, por un supuesto “malicioso, injustificado y negligente retardo de justicia, conforme las situaciones denunciadas en autos, requiriendo el inmediato apartamiento de las denunciadas del presente caso, con más las sanciones que correspondan por su accionar”. En caso de prosperar este pedido del abogado querellante, la magistrada podría ser investigada por el Consejo de la Magistratura de la Provincia para un juicio político en su contra.
 


“El día 9 de junio de 2020 se formuló la denuncia contra el Intendente Municipal (Guastavino) y su hermano (José Miguel Guastavino), por robo simple, lesiones y amenazas, dejando en claro los hechos conforme constancia que se adjunta en copia, informando de la sustracción de un elemento de prueba esencial, teléfono celular con videos de la situación”, recordó Cubilla Podestá en su escrito.
El abogado acusa a la jueza Mareco de demorar los primeros trámites de la causa en la que se pide la detención del intendente Guastavino por el grave delito de robo simple. Según esta denuncia, nueve días después del hecho la magistrada todavía no tomó las primeras medidas para rescatar las pruebas y evitar que los acusados, en libertad, entorpezcan la investigación.
Además, la jueza Mareco le notificó a Cubuilla Podestá que recién el 27 de julio será la fecha para presentar las pruebas, es decir un mes y medio después del ataque al periodista, un tiempo que se considera insólito en cualquier causa penal por la gravedad de los delitos y la necesidad de recatar los elementos probatorios lo más rápido posible para que la investigación sea eficaz.  
Esta demora de la jueza Marece levantó más sospechas de que los hermanos Guastavino tienen protección judicial ante la gravedad de los delitos denunciados y las pruebas ofrecidas por la víctima.
Cubilla Podestá tiene toda las pruebas fílmicas y testimoniales que involucran seriamente a los hermanos Guastavino porque una cámara de seguridad registró el momento en el que el periodista Florindo recibe una feroz paliza y sufre el robo de su celular en medio de una calle céntrica de Mburucuyá.
“El artículo 273 del Código Penal claramente sanciona el retardo malicioso de decisiones de los administradores de justicia, como un grave delito, por cuanto los Jueces deben siempre en su carácter de directores del proceso, junto a los Secretarios como sus auxiliares, garantizar que sus decisiones sean oportunas”, sostiene Cubilla Podestá en sus fundamentos.




(Jc)