105.1 Mhz | Santa Rosa, Corrientes

Detuvieron a un joven por el crimen de la subteniente de la Policía Bonaerense asesinada el miércoles

Fue ejecutada de un disparo en la cabeza el miércoles a la mañana. El sospechoso vive a la vuelta de su casa.

Un joven de 18 años fue detenido por el crimen de la subteniente Mariel Gisella Duarte, la mujer policía de 26 años que fue asesinada el miércoles por la mañana en González Catán, a dos cuadras de su casa, mientras iba a su trabajo en el Comando de Patrullas Norte. Ahora, buscan a un cómplice que ya fue identificado.
Fuentes policiales confirmaron que el joven detenido es el autor del crimen de Duarte, ocurrido el miércoles temprano por la mañana. La subteniente de la Policía bonaerense había salido de su casa hacía pocos minutos y caminaba hasta la parada del colectivo para viajar a su trabajo, cuando fue abordada por dos delincuentes que la mataron por la espalda.
El detenido tiene 18 años y fue capturado el jueves por la tarde, luego de un allanamiento en su vivienda ubicada en el mismo barrio donde se cometió el crimen. Mientras tanto, la Policía trabaja para dar con su cómplice, de quien ya tienen la identidad. La causa es investigada como homicidio por la Unidad Fiscal de Investigaciones de La Matanza, a cargo de Claudio Fornaro.
Según detallaron fuentes policiales, lograron dar con el imputado gracias a las cámaras de seguridad que había en la zona. Lo más curioso es que, según indicaron, el hombre vive a la vuelta de la casa de Duarte. 
LA MUERTE DE DUARTE
La joven mujer policía, subteniente de la Bonaerense que se desempeñaba en el Comando de Patrullas Norte fue asesinada brutalmente por la espalda. Tenía 26 años, un hijo de seis, vivía con sus padres y al momento del crimen llevaba puesto el uniforme policial y el chaleco antibalas. Los asesinos le dispararon en la cabeza y de inmediato se dieron a la fuga con el arma. Ella murió apenas un instante después.
Según detallaron desde la Policía Bonaerense, se trata de la quinta integrante de la fuerza que es asesinada en lo que va de año. De hecho, los investigadores creen que la mujer fue asesinada con su propia arma reglamentaria, una Bersa calibre .9 milímetros. La sospecha es que fue sorprendida por la espalda por uno de los hombres que la golpeó por la espalda, presumiblemente en la cabeza, por lo que cayó al suelo y luego la ejecutaron.