105.1 Mhz | Santa Rosa, Corrientes

Baja en el precio de los productos importados, el mayor beneficio

Así lo destacó la embajadora de la UE en Argentina Maio-Coliche; también entendió que el acuerdo fue una señal para las potencias que no creen en el multilateralismo

La embajadora de la Unión Europea en Buenos Aires Aude Maio-Coliche expresó que el acuerdo de libre comercio alcanzado entre la Unión Europea y el Mercosur fue una señal inequívoca a aquellas grandes potencias que pregonan el proteccionismo y la imposición de normas. En tono diplomático esta experimentada embajadora europea no lo dirá con nombre y apellido directamente. Pero está hablando de Estados Unidos y China cuando dice sin vueltas: "Este acuerdo muestra que nuestros bloques no creen en la ley del más fuerte para enfrentar los desafíos globales y generar una prosperidad compartida, por lo que entienden que es a través de la apertura, la colaboración y la solidaridad como se construyen oportunidades".
No sólo ello. La embajadora de la UE también envió un mensaje a aquellos dirigentes opositores que cuestionaron en los últimos días el acuerdo alcanzado ya que aseguró que "los sectores mas sensibles de la economía argentina se beneficiarán de períodos de transición de hasta 10 años para adaptarse".
Desde que llegó a la Argentina hace casi tres años, Maio-Coliche dedicó gran parte de su tiempo y esfuerzo a lo que el viernes pasado se concretó en Bruselas en un acuerdo de libre comercio entre el Mercosur y la UE. Por ello, en diálogo con Infobae la diplomática europea destacó que "el beneficio más directo que van a sentir los ciudadanos del Mercosur cuando se implemente el acuerdo es la baja en los precios de los productos importados y una multiplicación de opciones para sus compras".
—¿Cuál cree que sera el impacto inmediato del acuerdo UE-Mercosur?
—En lo muy inmediato, el acuerdo alcanzado este viernes 28 de junio 2019, se da 20 años después del lanzamiento de las negociaciones por lo que es una señal muy fuerte del compromiso de ambos bloques con un mundo abierto, de libre comercio basado en reglas. Y esa señal se lanzó a la víspera de la reunión del G20 en Osaka, Japón, donde grandes potencias internacionales ponen en cuestionamiento el multilateralismo basado en reglas. La Unión Europea y el Mercosur muestran que no creen en la ley del mas fuerte para enfrentar los desafíos globales y generar una prosperidad compartida, creen que es a través de la apertura, la colaboración y la solidaridad que construimos oportunidades para las futuras generaciones.
El presidente Mauricio Macri ofreció una declaración a la prensa junto al titular de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, acompañado por el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, y los máximos líderes europeos, Macri agradeció a todos los jefes de Estado y de Gobierno “por el esfuerzo comprometido” al finalizar la cumbre del G20
—La oposición en Argentina habló de que este acuerdo generará desempleo y un impacto negativo en la economía regional. ¿Qué puede decir ante ello?
—Primero que el acuerdo firmado tomará uno a dos años para entrar en vigor y después que los sectores mas sensibles de la economía argentina se beneficiarán de períodos de transición de hasta 10 años para adaptarse. Segundo, que las pymes argentinas tendrán acceso online a todas las condiciones para exportar al mercado europeo, abriendo sus oportunidades y facilitando su acceso a un mercado de 500 millones de consumidores con un poder adquisitivo de los mas altos del mundo, esas pymes exportadoras crecerán y generarán más empleo. Ademas, la Unión Europea las está apoyando con programas de cooperación como ELAN BIZ y AL-INVEST para reforzar su capacidad exportadora (diseño, digitalización, joint ventures etc). Tercero, podemos decir que el acuerdo está basado en reglas y estándares que permiten trabajar con previsibilidad hacia el futuro y eso generará confianza para los inversores extranjeros, tanto los europeos como los otros.
Según un estudio publicado por la Comisión Europea en 2018, las exportaciones de la Unión Europea dan empleo a 36 millones de europeos pero también apoyan a unos 20 millones de empleos en el mundo. Porque el comercio abierto no se limita a un intercambio de productos finales: la UE reexporta 70% de los productos que importa después de un proceso de transformación, es así que funciona la cadena global de valor. Hoy en día, se calcula que las exportaciones de la UE a Brasil generan 855.000 empleos en europea y no menos de 4.360.000 de empleos en Brasil. Hay que imaginarse lo que será una vez el acuerdo en marcha, en Brasil como en Argentina, Uruguay y Paraguay.
—¿Hay posibilidad de que haya cambios en la letra chica cuando se revise el acuerdo en cada bloque?
—Hay que resaltar que el acuerdo alcanzado el viernes 28 de junio es la parte comercial de un acuerdo mas amplio, un acuerdo de asociación entre los dos bloques que incluye un capítulo político que hay todavía que cerrar. Por otra parte, como en todos los acuerdos, los equipos técnicos siguen trabajando sobre los textos después del acuerdo en principio acordado a nivel político es lo que se llama en inglés el "legal scrubbing". Se trata de formular en términos jurídicamente claros lo acordado a nivel político, no puede cambiar lo acordado a nivel político, solo lo precisa, lo pone en forma para permitir su implementación concreta. Después de ese trabajo legal, se traduce el acuerdo en todos los idiomas de los países partes que son 24 del lado UE. Con la buena noticia que dos de ellos son las que tenemos en común con los países del Mercosur. Después de este trabajo, podremos presentar el acuerdo a la ratificación de nuestros parlamentos respectivos.
-¿Cuáles son los sectores que se verán más favorecidos a su entender?
-La belleza de los acuerdos de libre comercio es que a veces dan resultados inesperados. El potencial transformador de un acuerdo de la dimensión del que acabamos de firmar puede ir hasta generar oportunidades imposibles de imaginar hoy. Lo que si es cierto, es que tomando en cuenta la situación actual de importaciones y exportaciones entre los dos bloques, el acuerdo busca un equilibrio. Mientras en la actualidad la UE y el Mercosur importan más o menos la misma cantidad en valor de bienes de un bloque al otro (45 versus 42 millones de euros), la UE exporta mas servicios al Mercosur (23 billones de euros) que el Mercosur a la UE (23 billones): el acuerdo prevé entonces una liberalización de las tarifas de manera gradual en función de las fuerzas y debilidades de cada economía para evitar choques.
—¿De qué tipo de normas y estándares estamos hablando en el acuerdo?
—El beneficio mas directo que van a sentir los ciudadanos del Mercosur cuando se implementará el acuerdo es la baja en los precios de los productos importados y una multiplicación de opciones para sus compras. Pero también comprarán productos con altos estándares de calidad. Las partes al acuerdo acordaron trabajar de la mano para reforzar los estándares sanitarios y fitosanitarios de los productos agrícolas, respectando la salud humana y el bienestar animal. Por ejemplo se luchará contra la resistencia antimicrobiana que nos amenaza seriamente. También se comprometieron las partes a respectar sus compromisos en el Acuerdo de París para la lucha contra el cambio climático. Es muy importante este aspecto porque si la producción de mayor bienes y servicios se traducen en una degradación del medio ambiente aun mayor, en pocos años la contaminación del aire, el calentamiento global, la contaminación de los océanos, la desaparición de la biodiversidad y de los bosques harán que nadie podrá aprovechar los beneficios de tal o tal acuerdo de libre comercio. Finalmente, también se comprometieron ambos bloques respectar las normas internacionales de derechos laborales y trabajar para cada vez mas responsabilidad social empresarial… y ya hemos empezado a trabajar este tema entre la UE y los países de la región, intercambiando experiencias de reglamentación y practicas empresariales. Muy recientemente participamos en el primer foro sobre derechos humanos y empresas organizado por el secretario Claudio Avruj el 19 de junio pasado en el CCK en Buenos Aires.